El logo de la Congregación General 2021

Al preparar la Congregación General 2020 se realizó un membrete (principalmente para materiales impresos) y un logotipo (principalmente para materiales basados en la web).  A continuación, se encuentra una explicación de ambos.  A raíz del aplazamiento de la CG al 2021, queríamos encontrar un nuevo logotipo que reflejara la nueva realidad.   Esta nueva realidad incluye el hecho de que una Congregación General post-Covid-19 será muy diferente a la que hubiéramos tenido en 2020 si la pandemia no hubiera arrasado nuestro mundo y queríamos un logo que lo reflejará de alguna manera. 

La invitación fue a ser creativos en el diseño del nuevo logo. El logo por lo tanto ha sido rediseñado e incluye una imagen del virus en lugar del primer 0 del año 2021.  Además, el segundo cero del año 2020 se ha atenuado y superpuesto con un 1 representando el nuevo año de la Congregación General. Estamos muy satisfechas del nuevo logo y esperamos que les agrade a ustedes también. 

El membrete y el logo de la Congregación General 2020 – contexto y significado

El membrete del GC 2020 fue diseñado por Susan Daily IBVM. Aquí, la Hna. Jane Livesey CJ explica el significado de la imagen.

 

El membrete y el logo de la Congregación General (CG) 2020 tienen su origen en la visión del Alma Justa de Mary Ward, fundadora de la Congregación de Jesús y del Instituto de la Bienaventurada Virgen María, de 1615. El Alma Justa fue la tercera y última de las tres comprensiones clave de Mary Ward que la llevaron a su deseo de fundar una congregación de religiosas apostólicas, basada en el modelo de la Compañía de Jesús. En la primera de ellas, en 1609, conocida como la Visión de la Gloria, comprendió que su vocación no era, como había pensado hasta ese momento, ser miembro de la Orden de las Clarisas, sino «algo distinto», todavía desconocido, pero que contribuiría “más a la gloria de Dios” . En la segunda, en 1611, conocida como «Toma lo mismo de la Compañía «, entendió que su incipiente congregación debía adoptar las Constituciones de la Compañía de Jesús. Esto fue el resultado natural de su formación en la tradición espiritual ignaciana a través de varios directores espirituales jesuitas.

Logo of GC 2020En la tercera comprensión clave, el Alma Justa, a Mary Ward le fue mostrado, lo que ella llamó «un cierto estado claro y perfecto» que era «del todo necesario para aquellas que desean vivir plenamente el carisma de este Instituto». Ella identificó tres virtudes características de ese «estado»: la libertad para «referirlo todo a Dios», es decir, la libertad de vivir en una justa relación con Dios; la justicia -no la justicia de los tribunales, sino la de vivir una justa relación con los demás (y en nuestra época incluiríamos vivir una justa relación con la creación, nuestra “casa común»); y la sinceridad -es decir, que “somos lo que parecemos y parecemos lo que somos», viviendo en una justa relación con nosotras mismas.

Para nosotras, el Alma Justa y sus virtudes son el «prisma» a través del cual vivimos nuestra herencia como congregación ignaciana, enraizada en los Ejercicios Espirituales de San Ignacio y en las Constituciones de la Compañía de Jesús como nuestra ley particular; ley que finalmente nos fue concedida por la Iglesia en el año 2003, casi cuatrocientos años después de que Mary Ward lo hubiera procurado originalmente.

Es por esa razón que las tres virtudes claves del Alma Justa son parte integral de nuestra próxima Congregación General. De allí que figuran tanto en el membrete de la Congregación General como en el logo. Sin embargo, de igual importancia es que el propósito de estas virtudes es hacernos más idóneas como mujeres en misión en el mundo de nuestro tiempo – compartiendo la misión de Cristo a través de nuestras vidas y de los ministerios. Ser misionadas, ser «enviadas», en compañía de Cristo y unas con otras, es lo que nos identifica como mujeres ignacianas. La imagen del membrete y el logo intenta expresar nuestra vocación de compañeras en el Señor al servicio de nuestros hermanos y hermanas en el mundo. La «danza» de las dos figuras expresa nuestra convicción que necesitamos «co-crear» el futuro de nuestra misión. Es una responsabilidad compartida y la Congregación General es un evento importante en los esfuerzos para co-crear nuestra misión para el futuro, en fidelidad al carisma de nuestra fundadora, la Venerable Mary Ward.

 

JFL CJ
17 de Septiembre de 2019